¿Qué es la fluidoterapia veterinaria?

Sanitario
fluidoterapia veterinaria

En el ámbito de la medicina veterinaria, la fluidoterapia se ha convertido en una herramienta fundamental para el tratamiento de diversas enfermedades y condiciones en animales. Esta técnica consiste en la administración de líquidos por vía intravenosa, subcutánea o intraperitoneal con el objetivo de mantener el equilibrio hidroelectrolítico del organismo y abordar diversos problemas de salud.

Desde aquí, en nuestro centro de formación profesional en granada, queremos explicarte en qué consiste esta técnica para el tratamiento de mascotas. Sin duda, es extraordinariamente efectiva.

¿Qué es el equilibrio hidroelectrolítico?

El equilibrio hidroelectrolítico se refiere al balance adecuado de agua y electrolitos en el cuerpo. Los electrolitos son minerales esenciales, como sodio, potasio, cloro y bicarbonato, que intervienen en diversas funciones corporales, como la contracción muscular, la transmisión nerviosa y la regulación del pH sanguíneo.

¿Cuándo se utiliza la fluidoterapia veterinaria?

La fluidoterapia veterinaria se emplea en una amplia variedad de situaciones, entre las que se encuentran:

  • Deshidratación: La deshidratación es una condición frecuente en animales, especialmente en casos de diarrea, vómitos, fiebre o exposición a temperaturas extremas. La fluidoterapia ayuda a reponer los líquidos perdidos y restaurar el equilibrio hidroelectrolítico.
  • Hemorragias: En caso de sangrado significativo, la fluidoterapia ayuda a mantener la presión arterial y prevenir el shock hipovolémico.
  • Insuficiencia renal: La insuficiencia renal es una condición en la que los riñones no funcionan correctamente, lo que puede provocar deshidratación y desequilibrios electrolíticos. La fluidoterapia ayuda a mantener la función renal y prevenir complicaciones.
  • Cirugía: La fluidoterapia se utiliza habitualmente antes, durante y después de la cirugía para mantener la hidratación y el equilibrio hidroelectrolítico, especialmente en procedimientos prolongados o complejos.
  • Quemaduras: Las quemaduras graves pueden provocar deshidratación y desequilibrios electrolíticos. La fluidoterapia ayuda a restaurar el equilibrio hidroelectrolítico y apoyar la recuperación del animal.

Tipos de soluciones para fluidoterapia veterinaria

Existen diferentes tipos de soluciones para fluidoterapia veterinaria, cada una con una composición específica de agua, electrolitos y otros componentes. La elección de la solución adecuada dependerá de las necesidades específicas del animal y de la condición que se esté tratando.

  • Soluciones cristaloides: Estas soluciones contienen agua, electrolitos y azúcares simples. Son las más utilizadas en fluidoterapia veterinaria y se administran por vía intravenosa o subcutánea.
  • Soluciones coloidales: Estas soluciones contienen macromoléculas, como albúmina o dextrano, que ayudan a aumentar la presión oncótica del plasma y mejorar la retención de líquidos en los vasos sanguíneos. Se utilizan en casos de shock hipovolémico o cuando se requiere una reposición rápida de volumen.
  • Soluciones de nutrición parenteral: Estas soluciones contienen nutrientes, como proteínas, hidratos de carbono y grasas, y se utilizan para proporcionar nutrición a animales que no pueden comer o absorber los nutrientes adecuadamente por vía oral.

La fluidoterapia veterinaria debe ser administrada por un veterinario o técnico veterinario cualificado. La cantidad y el tipo de solución, así como la velocidad de infusión, se determinarán en función de las necesidades específicas del animal.

¿Quiénes pueden poner en práctica esta técnica?

El veterinario o especialista que administre este tratamiento a tu mascota debe tener un profundo conocimiento de la fisiología del agua y los electrolitos para detectar y corregir los desequilibrios hidroelectrolíticos y ácido-base del organismo del animal. Asegúrate de que cumpla con estos requisitos.

Es común que, una vez prescrito el tratamiento de fluidoterapia, el auxiliar técnico veterinario o el enfermero veterinario, sea quien supervise y reporte al veterinario sobre la evolución del animal.

Beneficios de la fluidoterapia en mascotas

Este tratamiento es ideal para animales con problemas de deshidratación hipertónica, choque no cardiogénico, insuficiencia renal aguda y episodios de vómitos y diarreas.

Una de sus principales ventajas es la rapidez de acción. Se estima que su efecto hemodinámico se nota en solo 2 minutos, lo que mejora rápidamente el estado del animal.

Este tratamiento mejora los cuadros de deshidratación de manera más efectiva y rápida que los sueros salinos convencionales, y reduce significativamente el riesgo de fallos multiorgánicos en animales con insuficiencia renal, un problema común con el uso de coloides.

Si debes llevar a tu mascota al veterinario por alguno de estos motivos, pregúntale sobre la fluidoterapia. Es una técnica muy eficaz, segura y sin efectos secundarios, que permite ver una mejora inmediata en el animal. No dudes en someter a tu mascota a este tratamiento si el especialista lo recomienda.

Evaluación para la aplicación de fluidoterapia en veterinaria 

Causas de deshidratación

  • Diarrea: La diarrea, independientemente de su origen, es una de las principales causas de deshidratación severa, especialmente si es prolongada. La fluidoterapia veterinaria permite reponer los líquidos y electrolitos perdidos durante este cuadro.
  • Vómitos: Al igual que la diarrea, los vómitos pueden causar una pérdida significativa de fluidos y electrolitos, ya que el cuerpo no puede retenerlos ni asimilarlos. La fluidoterapia ayuda a restaurar el balance hídrico y estabilizar al paciente.
  • Insuficiencia renal: En estos casos, la fluidoterapia apoya la mejora de la diuresis. Debe ser utilizada con cuidado para evitar efectos colaterales en los pacientes.
  • Golpe de calor: La intervención con fluidoterapia es necesaria para restablecer los niveles de sodio y glucosa en la sangre.

Identificación de la patología subyacente

En algunos casos, la deshidratación puede estar acompañada de comorbilidades, como anemia, insuficiencia renal o cardiopatías. Los veterinarios deben realizar las evaluaciones necesarias para determinar el estado y avance de la enfermedad y elegir el tipo de fluido adecuado. Esto es crucial para evitar complicaciones relacionadas con los compuestos seleccionados y su aplicación.

Medición de electrolitos, perfusión y volemia

Tras identificar el estado de los electrolitos en el cuerpo del paciente (sodio, potasio, entre otros), se evalúa la posibilidad de administrar medicamentos a través de bolos. El objetivo es estabilizar al animal que sufre un cuadro de deshidratación severa.

Grado de deshidratación y shock hipovolémico

Para determinar si el paciente está en shock hipovolémico, es necesario comprobar su nivel de deshidratación. Los niveles varían desde menos del 4 % (imperceptible) hasta el 12 o 15 %, donde el shock es severo. Para evaluar la gravedad, se consideran los pliegues cutáneos, sequedad de mucosas, pulso débil, hipotermia, taquicardia, entre otros factores.

Conclusión

La fluidoterapia veterinaria es una herramienta esencial para el tratamiento de diversas enfermedades y condiciones en animales. Su uso adecuado permite mantener el equilibrio hidroelectrolítico, restaurar el volumen sanguíneo y apoyar la recuperación del animal.

¿Te interesa el cuidado de mascotas? Quizás tu futuro esté en el sector veterinario. Infórmate sobre nuestros cursos de enfermería veterinaria, como el de técnico auxiliar de veterinaria fp granada, y obtén toda la información sin compromiso. ¡Anímate!

5/5 - (5 votos)
Entrada anterior
Diferencia entre dietista y nutricionista

Más noticias

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?